Partiendo de un Rhodes con poco uso, pero muy atacado por la humedad, realicé un trabajo de restauración bastante extenso.

El plan incluí­a un mantenimiento general de la electrónica y la mecánica, resaltando al mismo tiempo  el aspecto estético exterior.

No dejen de ver las fotos!

Materiales importados.

  • 73 hammer tips.
  • 146 grommets.
  • 4 Pickups.
  • Jacks y conectores de 5 vías.

Mano de obra:

  • Desarme Completo.
  • Limpieza a fondo de todos los mecanismos.
  • Lubricación de martillos.
  • Cambio de las 73 puntas de martillo.
  • Nivelación del teclado.
  • Pulido de los pines guía.
  • Cambio de los 146 grommets.
  • Ajustes de volumen, escape, afinación y timbre de las 73 notas. (Durante este ajuste, busqué un timbre rico en armónicos, conservando los tonos fundamentales en todo el teclado)
  • Recambio de 4 pickups.
  • Recambio de todos los capacitores en el preamplificador.
  • Desarme completo del PCB del preamplificador, eliminando modificaciones.
  • Recambio de todos los capacitores en el amplificador (respetando formato axial).
  • Limpieza y re-soldadura  de los conectores internos.
  • Desarme total de la caja, amplificador y parlantes.
  • Cromado y pulido de todo el hardware exterior.
  • Niquelado, cromado y pulido de todas las barras de sustain.
  • Reconstrucción del mecanismo de sustain.
  • Rearmado del cable de 5 vías.
  • Limpieza a fondo del tolex

Resultado:

  • Respuesta pareja en timbre/tono/volumen.
  • Tonos puros cuando se quiera, con “Barking” de sobra.
  • Se detuvo el avance del óxido en todo el mecanismo.
  • Mayor estabilidad para transportar.
  • Sustain parejo en las octavas agudas.
  • Ausencia de acoples y vibraciones.
  • Mejor aspecto.